Facebook y hashtags, ¿un matrimonio feliz?