Directorios web y enlaces

Directorios web y enlaces

Enlaces. Esa es una de las claves de posicionamiento y la optimización de tu página web. Aunque hayan perdido tirón con todo el aparataje de la “web social”, lo cierto es que conseguir enlaces continúa siendo una tarea relevante que puede ayudar a que los contenidos de tu web sean enlazados y linkados desde otros “sites” de importancia.

¿Qué son los directorios web?

Los directorios web son distintas páginas que nos ofrecen insertar nuestro sitio dentro de ellas, suelen dividir a los sitios por categorías(tecnología, blogs, televisión, etc), muchas veces gratis, otras con “reciprocal links“(A cambio de un link en el sitio que insertamos) y otras nos cobran.

¿Para qué me sirve estar en directorios?

Nos sirve para poder mejorar nuestro page rank(en el caso de los enlaces dofollow) ya que son enlaces salientes a nuestra web, también nos sirven para mejorar el posicionamiento, en cuanto a las visitas no nos trae más visitas ni nos sirve como publicidad ya que es casi nula la gente que busca sitios en los directorios.

Desde los comienzos de la web, los directorios se articularon como el lugar en el que poner orden a la ingente cantidad de información que iba surgiendo durante los primeros años de internet. Yahoo, por ejemplo, se constituyó como un directorio en el que las páginas se ordenaban por categorías. Google cambió esto pero los directorios continuaron teniendo una vital importancia: el propio GoogleBot utilizaba se guía aún por los directorios más relevantes de la web y los tiene en cuenta a la hora de posicionar o dar un mejor PageRank a una página.
El problema, lógicamente, está en que no es fácil entrar en un directorio. O al menos en uno de los importantes. Estas páginas web ordenan la información por categorías y, en vez de estar listados y ordenados por robots, son personas físicas las que realizan este trabajo. Esto hace que, como es normal, no puedan ordenar los contenidos que surgen en internet con tanta velocidad como los “bots” pero eso, a su vez, lo convierte en algo especial y con una calidad mayor que las páginas ordenadas por las “arañas” de los buscadores.
Si queremos entrar en un directorio, como por ejemplo DMOZ, tendremos dos opciones: o solicitar el alta, lo cual puede llevarnos años o, por otra parte, hacernos voluntarios de DMOZ y darnos de alta a nosotros mismos. Esto significa que podremos acelerar el proceso pero, a la vez, quiere decir que deberemos estar al tanto del directorio que ocupemos y mantenerlo ordenado. Si no, lo más probable es que seamos baneados y, por decirlo suavemente, abucheados.
Y eso, sin duda, es algo que deberemos evitar.